picture

Cultural Highlight

Peru's Inti Raymi - Festival of the Sun

Written by Denyse Chávez

No es una coincidencia que el Aniversario de la ciudad del Cusco sea en el mismo mes que el inti Raymi, el motivo es que el 21 de Junio inicia solsticio de invierno en el hemisferio sur. Este es el día más corto y la noche más larga del año.

Durante la época incaica, ése hecho hacía que tuviera fundamental importancia, pues era el tiempo de las cosechas y posiblemente el punto de partida de un nuevo año agrícola, que se asociaba con los orígenes de la cultura Quechua. Entonces es por eso que El sol “Inti” entra a jugar un rol importante en complementariedad con la tierra “Pachamama” que aseguran la continuidad y prolongación de las condiciones de vida en éste mundo a través de la fecundación.

Los rayos del sol permitían que se lograran buenas cosechas y por lo tanto se garantizaba un año más de alimentación y salud para de los Incas. Es por eso que el sol es festejado con bombos y platillos durante “El Inti Raymi” que es una palabra quechua que significa Festival del Sol.

El Inti Raymi era el Top de los festivales Incas según el cronista Inca Garcilaso de la Vega quien nos cuenta que duraba muchos días, en el cual se apreciaban bailes típicos y sacrificios como actualmente se puede ver. El festival dejó de realizarse cuando los españoles llegaron al Cusco y la declararon como una ceremonia hereje a la religión Católica. Después de muchos años volvió a ser un gran evento pero con algunas variaciones. Según Garcilaso el Inti Raymi, originalmente era celebrado en la actual Plaza de Armas del Cusco pero ahora allí solo se lleva a cabo una parte de la ceremonia. Durante la cual es posible ver a todos los personajes importantes de la época como: el Inca, la Q´oya, los príncipes, y doncellas debidamente vestidos. Es todo un espectáculo que revive intensamente como fue realizada la ceremonia en honor del Sol en el época inca, motivo por el cual hoy en día asiste gran cantidad de gente local y turistas.

La ceremonia inicia con la espera de la salida del sol, durante la cual se tiene mucho respeto y guarda silencio. El sacerdote inca “Willaj Uma” es el encargado general de la ceremonia, mas el Amauta, con su amplio conocimiento es quien interpreta el mensaje de la naturaleza, por ejemplo: Por la intensidad y colores de los primeros rayos del sol el 21 de Junio, se sabe si el año tendrá una abundante o escasa cosecha. Así también en los órganos interiores de la llama blanca que se carnea como ofrenda, se observa si los habitantes o animales del pueblo tendrán buena salud o no el año siguiente.

Este es el festival más importante porque se trata de agradecer al dios Sol, La más poderosa y única deidad capaz de fecundar a la “Pachamama” La tierra y hacer posible la agricultura, que permite el bienestar de todo el pueblo del Tahuantinsuyo. Como uno de los últimos actos se enciende una antorcha y el Inca brinda con el sol “su padre” para agradecer usando la chicha de maíz.